Todas las entradas de: asomecos

SITUACIÓN Y PROBLEMÁTICA DE LA POBLACIÓN AFROCOLOMBIANA

Pensando con nuestros abuelos, hoy como ha ocurrido desde siempre durante estos largos 500 años, la situación y problemática de la población afrocolombiana se caracteriza por la explotación de su fuerza de trabajo en los empleos duros, el despojo de sus tierras, el retraso educativo, la pobreza e inhumanidad en las condiciones de vidas familiares, el racismo en las relaciones con las comunidades mestizas blancas, la discriminación racial en la cotidianidad, la exclusión racial en casi todas partes y la ciudadanía incompleta, ciudadanía “recortada” por la violación de sus derechos humanos.

Las graves consecuencias económicas, sociales, culturales, educativas, políticas y espirituales que provocó la Institución de la Esclavitud, están vivas y activas dentro de la sociedad colombiana unidas a los desequilibrios, inseguridades e injusticias propios del modelo de desarrollo económico y social capitalista promovido por las élites dominantes, sus víctimas siguen siendo las poblaciones afrodescendientes que reivindican la verdad, justicia, reparación y equidad social y comunitaria.

Estudios recientes del Departamento Nacional de Planeación DPN, citados por CIMARRÓN en su Informe 2004 sobre el estado de los Derechos Humanos de las Comunidades Afrocolombianas, concluyen que el 90% de la población afrocolombiana vive en condiciones alarmantes de miseria, exclusión social, discriminación racial y segregación social. CIMARRÓN afirma que el panorama socioeconómico refleja que en Colombia la mayoría de los descendientes de los africanos son pobres, y que la mayoría de los pobres son descendientes de africanos, sin que ello haya sido motivo de preocupación para los gobiernos.

Algunas estadísticas del DNP sobre la realidad afrocolombiana son las siguientes:

* Las zonas de mayor predominio de población afrocolombiana son aquellas que presentan los más bajos índices de calidad de vida del país.

* El ingreso per cápita promedio de los (as) afrocolombianos(a) se aproxima a los 500 dólares anuales, frente a un promedio nacional superior a los 1500 dólares.

* El 75% de la población afro del país recibe salarios inferiores al mínimo legal y su esperanza de vida se ubica en un 20% por debajo del promedio nacional.

* La calidad de la educación secundaria que recibe la juventud afrocolombiana es inferior en un 40%, al compararla con el promedio nacional.

* En los departamentos del Pacífico colombiano, de cada 100 jóvenes afros que terminan la secundaria, sólo 2 ingresan a la educación superior.

* Aproximadamente el 85% de la población afrocolombiana vive en condiciones de pobreza y marginalidad, sin acceso a todos los servicios públicos básicos.

La superación de esta compleja problemática de la población afrocolombiana requiere de la intervención especial y prolongada del gobierno nacional, en estrecha coordinación con los gobiernos departamentales y nacionales, asignando recursos suficientes y condiciones institucionales apropiadas para la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo de la Población Afrocolombiana, que en cumplimiento de la Ley 70/93, cada gobierno debe implementar dentro del Plan de Desarrollo y el Plan de Inversión Nacionales. En el Departamento Nacional de Planeación DNP debe crearse una unidad especial de planeación y seguimiento a la implementación y ejecución del plan afrocolombiano.

El gobierno nacional debe elevar a política pública la lucha contra la exclusión racial de las personas negras en el mercado laboral público y privado. Es urgente la concertación e implementación de un Programa Nacional para la igualdad racial en las Oportunidades de Empleo, que establezca medidas de acción afirmativa o diferenciación positiva, a favor de las personas negras competentes y estímulos fiscales y en la contratación estatal a favor de los empleadores cooperantes.

Pero también las personas afros deben asumir sus propias responsabilidades étnicas y sociales. En los municipios los partidos políticos, las organizaciones sociales y las alcaldías, deben concertar y determinar los proyectos de vida que desean para el presente y futuro de la niñez y la juventud afrocolombiana, estos proyectos deben contener y desarrollar los valores de la identidad afrocolombiana, y reflejarlos en los planes de desarrollo. Nadie podrá ejecutar acciones de progreso étnico-social de las comunidades afros si ellas mismas, a través de sus líderes y organizaciones sociales, educativas y políticas, no lo quieren hacer para sí mismas.

POR: banrepcultural.org

AFROCOLOMBIANOS: ENTRE LA POBREZA Y LA DISCRIMINACIÓN

EN EL DÍA DE LA AFROCOLOMBIANIDAD, ORGANIZACIONES SOCIALES REVELARON ALARMANTES CASOS DE DISCRIMINACIÓN Y POBREZA EN ESTE SECTOR, QUE FORMA PARTE DEL 10% DE LOS HABITANTES DEL PAÍS.

En el día de la afrocolombianidad, organizaciones sociales revelaron alarmantes casos de discriminación y pobreza en este sector, que forma parte del 10 por ciento de los habitantes del país. Codhes muestra que los afrocolombianos son la minoría étnica más numerosa entre el grupo de personas en situación de desplazamiento en Colombia y el 98 por ciento de ellos viven en estado de pobreza. Según el informe, Tumaco, en Nariño; y Buenaventura, en el Valle del Cauca, son ejemplo del drama de pobreza y discriminación que vive esta parte de la población.  Muchos se quejan que no volvieron a recibir atención humanitaria de emergencia después de seis meses de su desplazamiento y muchos nunca la han recibido. Entre tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos indica que la población afrodescendiente en Colombia se encuentra marcada por una historia de invisibilidad, exclusión y desventajas sociales y económicas que afectan el goce de sus derechos fundamentales, tanto que padece una tasa de mortalidad infantil que duplica la registrada a nivel nacional, y tiene menor acceso a servicios básicos como educación y salud, así como menor acceso a empleos redituables y menor participación en la vida pública.

Cifras del DANE

En ocho departamentos del país se concentra el mayor número de población afrocolombiana, de los cuales el 61 por ciento vive en condiciones de pobreza, revela las cifras del DANE. Los datos muestran también que el 10 por ciento de las comunidades negras no sabe leer ni escribir y el más afectado por el fenómeno del analfabetismo es el departamento de Nariño.
Otras cifras revelan que 500 mil personas afrodescendientes, raizales y palenqueras, habitan en Bogotá.
Además del abandono la comunidad negra afronta las consecuencias de la discriminación que se evidencia hasta en el lenguaje, asegura Leonardo Reales coordinador del área de derechos humanos de la Corporación Cimarron.
“En las novelas e incluso en los noticieros y en las novelas es común escuchar expresiones como “no sea indio, me negrearon, mucho negrero, me tocó trabajar como negro, que son expresiones evidentemente discriminatorias”, explicó.
Además del conocido caso de la joven Johana Acosta, a quien le prohibieron entrar a una discoteca de Cartagena por su color de piel, la Universidad de los Andes, documenta que en las ciudades de Bogotá y Cali durante los años 2008 y 2009 se denunciaron episodios de insultos raciales y requisas selectivas y arbitrarias contra miembros de la comunidad afrocolombiana por parte de efectivos de la Policía Nacional. El último ocurrió en una estación de Transmilenio el pasado mes de marzo y allí se vio involucrado un agente de la policía.
El trato discriminatorio que muestra el documento de la Universidad de los Andes fue corroborado por la organización Movimiento Nacional Cimarrón que asegura conocer también casos de jóvenes en Bogotá a quienes se les ha impedido el ingreso a sitios públicos por su color de piel y hasta el impedimento de algunos arrendatarios para entregar inmuebles a afrocolombianos.

POR: EL ESPECTADOR.

AFROCOLOMBIANIDAD, EL TEMA QUE APASIONA A CARLOS ALBERTO VELASCO

El docente e investigador Carlos Alberto Velasco Díaz, especialista en Desarrollo Comunitario de la Escuela de Trabajo Social de la universidad del Valle, ha dedicado gran parte de su energía a difundir y preservar los valores de las músicas afrocolombianas.

Casi siempre que se habla de Afrocolombianidad se piensa en un fenómeno uniforme que une a los habitantes del Pacífico con los del Caribe. En el caso de las expresiones musicales ¿dicha creencia es cierta o las músicas del Caribe son distintas a las del Pacífico?

Afrocolombianidad se refiere a los aportes que realizaron los ancestros africanos y sus descendientes al desarrollo de este país. En ese sentido los aportes no han sido homogéneos. Por ser África el continente más diverso y con mayores desarrollos de todo el mundo, los grupos que llegaron eran diversos en sus lenguas, rituales, bailes, costumbres. En el Caribe se celebra por ejemplo el Lumbalú, se utiliza el tambor pechiche; acá, en el sur del Valle y el norte del Cauca, se utiliza otra organología.

¿Asimilarlo todo en un conjunto no implica simplificar la cultura afro?

En cierto modo sí. En algunas regiones hubo más influencia de la religión católica. En el caso del norte del Cauca, en cada hacienda existía una capilla. En el Pacífico, en las regiones mineras, no existió este fenómeno.

En el Pacífico, por ejemplo, se utiliza la marimba, instrumento perseguido por la iglesia católica: recuerden al padre Mera que mandó a quemar unas marimbas afirmando que era un instrumento diabólico. Igual sucedió en la región del Patía con un instrumento de cuerdas llamado el brujo pues, según la tradición católica, cuando los afros lo tocaban entraban en un trance que iba en contra de la religiosidad católica.

Háblenos de las características esenciales de la música afro del norte del Cauca y sur del Valle. ¿Qué resalta en lo rítmico y en las letras de dicha tradición musical?

El norte del departamento del Cauca fue escenario de haciendas esclavistas donde llegaron los primeros africanos y africanas en calidad de esclavizados. Es en el departamento del Cauca donde aparece el documento más antiguo que referencia al bambuco. Según el profesor Carlos Miñana Blasco, de la Universidad Nacional, este fenómeno de alguna manera explica por qué en este departamento este ritmo musical, que se vuelve representativo de nuestro país, se bifurca de su capital Popayán hasta los diferentes puntos cardinales. El que se va para el sur lo denominan bambuco patiano; el que se va para el Pacífico lo denominan bambuco viejo y posteriormente currulao; el que se va a las chirimías indígenas y el que se desplaza al norte del Cauca, lo denominan con el nombre de Jugas.

¿Cómo se estructura un Juga?

El esquema general de un canto de Juga es muy sencillo, una copla o verso, seguido de un estribillo como respuesta y posteriormente interpretan el coro, por ejemplo:

Vamos entrando a la iglesia…vamos a adorar

Al pesebre de Jesús…vamos a adorar

Que ha de morir por el hombre…vamos a adorar

Enclavado en una cruz…vamos a adorar

Como pueden observar muchas de estas letras son de contenido religioso, dedicados a la virgen María, a Jesús o a San José. Vale aclarar que estos cantos no sólo están dedicados a las actividades religiosas sino a las actividades cotidianas, a la muerte. Cuando muere un niño menor de 7 años se realiza un ritual llamado bunde del angelito, ritual que en el Pacífico se denomina chigualo y en la región del Chocó Gualí.

Ahora abordemos la figura de la Cantora. ¿Qué importancia tiene y qué papel juega dentro de la comunidad afro?

Las Cantoras son mujeres que realizan el proceso de trasmisión oral, en muchos casos no saben ni leer ni escribir, pero han desarrollado unos procesos de memoria que les han permitido prolongar las tradiciones a varias generaciones. Si no fuera por la tradición oral, hoy por ejemplo no se hablaría de Adoraciones al Niño Dios, bundes ni de ningún otro ritual. También son portadoras del conocimiento ancestral de la cocina afro, conocen las recetas y trucos culinarios. Sus comidas saben a pipilongo, a jengibre, rascadera, colorean las comidas con azafrán de vena y con achiote, utilizan el poleo para el mondongo.

¿Y el papel de estas en la muerte?

Las Cantoras también conocen y lideran los rituales mortuorios: desde la agonía, en el caso de San Basilio de Palenque con el Lumbalú; entonan en velorios y novenas las salves, para el caso de esta región cultural, y los alabaos en el caso del Pacífico colombiano. Los rezos en nuestras comunidades se han ido perdiendo por la urbanización de los valores, las funerarias urbanas han ido reemplazando estas tradiciones.

¿Desempeñan algún otro rol cultural?

Muchos, por ejemplo son fundamentales en los bundes. Conocen la medicina tradicional. Estas mujeres se desempeñan como maestras tradicionales: educan a otros niños sin nada a cambio, por voluntad. En sus ratos libres reúnen a sus vecinos niños y les enseñan las tradiciones, jugas, bundes y salves. En el caso de las salves siempre las conservan en un cuaderno que se pasa de generación en generación.

En los últimos años, gracias a festivales como el Petronio Álvarez, la música del Pacífico y la música afro en general han recibido la atención de los medios masivos. ¿Ha mejorado el nivel de vida en esas regiones o el interés se limita a la música y no a las personas que la hacen?

Soy consciente que el festival de música del Pacífico Petronio Álvarez ha hecho muchas contribuciones a la música, no sólo afrocolombiana sino a la música en general, pero pienso también que en estos 17 años hay que realizar una evaluación exhaustiva. Ya el festival pasó la mayoría de edad y se deben examinar algunos aspectos complejos.

¿Como cuáles?

Esas agrupaciones transitorias que se conforman 2, 3 o 6 meses antes a la realización del festival pero una vez terminado desaparecen, así ganen el primer lugar. Estas agrupaciones no desarrollan ningún trabajo de recuperación cultural en las comunidades que dicen representar.

Además, el Festival con sus criterios occidentales para evaluar las agrupaciones musicales no tiene en cuenta la ancestralidad que se mueve a través de estas músicas y que van muy distantes de los criterios que allí se utilizan. Por eso este fenómeno ha estimulado erróneamente mucho más la participación de cantantes comerciales de música tradicional; porque esta estrategia del Petronio para nada ha fortalecido todos los saberes y habilidades que debe tener y tiene una verdadera cantora.

¿Qué conclusión saca de todo esto?

Este año ustedes pudieron observar que mientras se festejaba en Cali la fiesta del Pacífico, la población de Guapi se encontraba en paro cívico por la situación social que viven estas comunidades. En el caso del norte del Cauca muchos municipios de los que participaron no tienen ni siquiera el servicio de agua potable. Podemos decir sin ningún temor que el fenómeno del Petronio Álvarez ha estado divorciado de la realidad social de las comunidades afro.

POR: ASOMECOS AFRO.

BUENAVENTURA: CRÓNICA ROJA DEL DECENIO AFRO-DESCENDIENTE

HA PASADO UN AÑO DESDE QUE EL PRESIDENTE SANTOS PROMETIÓ SU PROGRAMA INTEGRAL PARA BUENAVENTURA, PERO LA REALIDAD DEL PUERTO NO HA CAMBIADO: UN INFORME INTERNACIONAL SUGIERE PASOS CONCRETOS Y SOLUCIONES A LA SITUACIÓN.

Hay esperanza: El Informe que Human Rights Watch presentó este 4 de marzo sobre la violación endémica de los derechos humanos y colectivos en Buenaventura, es un reclamo justificado al mismo tiempo que un faro de esperanza ante la larga noche de exclusiones históricas, innumerables oprobios y sangrías que ha sufrido el pueblo afro-descendiente de esta región.

Hace un año, muchos nos llenamos de optimismo ante los anuncios del presidente Santos para solucionar la vergonzosa situación que significaban los destierros, las desapariciones, las masacres, la violación de niñas, niños y mujeres, las extorsiones, los robos, los desplazamiento rurales y urbanos, y los demás delitos cometidos en Buenaventura, entre los cuales destaca la aterradora tecnología de guerra denominada “casas de pique”.

Se está expulsando a los pobladores para beneficiar la reproducción del capital:

El Informe comprueba sin embargo que a pesar de los esfuerzos publicitados y de la retórica de buenas intenciones del gobierno, la injusticia en estos territorios no solo se mantiene, sino que en la mayoría de los aspectos se ha consolidado.

Semejante tragedia nos demuestra que somos un país desvergonzado, donde el clasismo y el racismo traslucen y refuerzan el desprecio hacia los marginados, sin que haya reacción por parte de las elites político-económicas ni de las multinacionales a quienes se está acabando de entregar el territorio.

Sin embargo, después de tantas décadas de espera, hay que reconocer que apenas ha transcurrido un año desde el anuncio del gobierno, de modo que no debemos agotar tan pronto la reserva de optimismo.

Muelle en Buenaventura, Valle del Cauca.
Muelle en Buenaventura, Valle del Cauca.

Siguen los problemas: Más que redundar en las cifras del informe, que ya han sido ampliamente difundidas y discutidas, conviene resaltar los grandes interrogantes que el plantea:

Como dice el texto: “si bien las medidas ordenadas por las autoridades han contribuido a reducir la violencia, el brutal control que ejercen estas bandas en muchos de los barrios permanece en gran medida intacto”.

Los indicadores coyunturales muestran una disminución pírrica de las cifras. Por ejemplo, de 5 desapariciones que se registraron en enero y febrero de 2014, se pasó a 4 en el mismo período de 2015.

No obstante, ¿cómo hablar de disminución de la violencia si las bandas criminales conservan su control y su conducta virulenta, y si siguen intactos los altos índices de exclusión (hambre, desempleo, falta de educación)?

El presidente anunció un paquete de medidas económicas y sociales integrales, complementarias de la acción militar, pero estas no se han cumplido. Por ejemplo:

  • ¿Por qué no se asignan profesionales suficientes para investigar las fosas clandestinas?
  • ¿Por qué no se soluciona el albergue para los desplazados, con las mínimas condiciones humanas, y se los sigue manteniendo en el estadio local?
  • ¿Por qué no se han asignado fiscales suficientes para investigar las desapariciones?

La respuesta es una sola: se está expulsando a los pobladores para beneficiar la reproducción del capital y a los megaproyectos de ampliación portuaria, explotación minera y turística, y monocultivos para agro combustibles, entre otros.

Dentro de ese escenario sobran o estorban los propietarios ancestrales de estos territorios, y para los dueños de esta guerra y los gerentes del despojo solo hace falta un pequeño segmento de población como mano de obra barata. Lo demás es desecho, escoria, sobras humanas, no más.

Planes y promesas: El pasado 1 de enero se inició el Decenio Internacional de los Afrodescendientes, proclamado por Naciones Unidas con el lema “Reconocimiento, justicia y desarrollo”. Sin embargo, el referido informe de la HRW presenta más bien la realidad de lo que se podría comenzar a llama “la crónica roja del decenio internacional afrodescendiente”.

En esta terrible crónica Buenaventura encabeza la lista nacional de destierros y déficit de justicia social y se presenta como un monumento emblemático a la humillación, la indefensión y al escarnio público de los afrocolombianos y los pobres del país.

Por su parte, la Presidencia ha socializado un elocuente Master Plan 2050 para Buenaventura, cuya prioridad es la competitividad y que prioriza 109 proyectos que implican la transformación radical de los patrones habitacionales de ocupación tanto rural como urbana de sus ancestrales habitantes.

En el Plan se contemplan cambios en los antiguos barrios ganados al mar (que ya no existen debido a las masacres y destierros) para ubicar la nueva zona industrial y logística, que se extiende hasta el continente y se integra a los nuevos puertos en las deltas de los ríos que desembocan en esta amplia bahía.

Pero nosotros preguntamos: ¿Para quién será Buenaventura un territorio sostenible y competitivo? ¿En reemplazo de los Caicedo, Rivas, Cuama, Montaño, Gamboa, Sanchez y demás parentelas propietarias del territorio, tenemos que entender ahora que los apellidos “sostenible” y “competitivo” son los de los nuevos dueños? ¿Cuántos habitantes podrán ejercer su derecho a conservar sus viviendas, sus familias y sus territorios? Esperamos que el Master Plan nos muestre las cifras, para así hacernos a una idea de las dimensiones de la guerra que resta.

Niñas en buenaventura se dirigen a recibir clases de teatro en un centro comunitario.
Niñas en buenaventura se dirigen a recibir clases de teatro en un centro comunitario.

Construyendo alternativas colectivas: Mientras asistimos al drama del desmembramiento social, cultural y a la limpieza étnico-racial en Buenaventura, las mismas transnacionales, a través de sus fundaciones y de terceros nacionales, vienen promoviendo la formación de una capa de líderes jóvenes en el Pacifico y en los territorios afrocolombianos en que tienen concentrados sus intereses, bajo la impronta individualista del pomposo emprendimiento neoliberal

La Presidencia ha socializado un elocuente Master Plan 2050 para Buenaventura, cuya prioridad es la competitividad: Estos “nuevos emprendedores” avanzan en la legitimación del destierro, descalificando la búsqueda y construcción de alternativas basadas en sus derechos colectivos ancestrales y oficializando la mentalidad del “sálvese quien pueda”. Este mezquino liderazgo viene a acelerar la expoliación, usurpando lugares de representación y decisión, mientras promueve las virtudes de la vida urbana, fuera de los territorios colectivos.

Por su parte, frente a tantos rostros de esta destrucción, las seis recomendaciones más importantes de Human Rights Watch en su informe son:

1. Asignar fiscales e investigadores adicionales a la sede de la Fiscalía de Buenaventura que trabajen exclusivamente en casos de desapariciones;

2. Mantener suficientes investigadores especializados en Buenaventura para que continúen la búsqueda de fosas clandestinas;

3. Establecer una línea telefónica que comunique con funcionarios judiciales de Bogotá;

4. Asignar suficiente personal a la investigación de casos de homicidios, violación sexual y desplazamiento;

5. Mantener presencia policial ininterrumpida en barrios donde están activos grupos sucesores de paramilitares, y

6. Establecer en la ciudad un albergue para personas desplazadas.

Además de esto, se aconsejan las siguientes acciones comunitarias:

  • Protección al “espacio humanitario” urbano, ubicado en el barrio de los nayeros y conformado por 302 familias, muchas de las cuales fueron víctimas de la masacre del rio Naya, perpetrada por grupos paramilitares entre el 10 y el 13 de abril de 2001.
  • Reparación colectiva integral inmediata, por los daños causados en más de dos décadas de extermino, más allá de lo considerado en la Ley de víctimas, para que Buenaventura sea el modelo piloto para el pueblo afrocolombiano.
  • Constituir un tribunal permanente por los derechos colectivos para el pueblo afrocolombiano, con acompañamiento de la corte constitucional.
  • Reglamentar lo que resta de la Ley 70/93.
  • Organizar una comisión garante de la reparación colectiva integral, conformada por HRW junto a otros organismos de derechos humanos como GADEIPAC, el Centro Nacional de Memoria Histórica, y monseñor Epalza, obispo de Buenaventura, el juez Baltasar Garzón, la premio nobel de paz Rigoberta Menchu, el escritor Alfredo Vanín, el premio nobel de literatura Wole Soyinka, entre otras personalidades de comprobada idoneidad y transparencia, que se puedan considerar.

Estas propuestas pueden insuflar la llama de esperanza que se alimenta con este saludable informe, que ojalá logre despertar la humanidad de los victimarios, para que no quede petrificado como otro arrume de palabras o como estrofas del infinito himno a la decidia e indiferencia estatal.

POR: SANTIAGO ARBOLEDA: Licenciado en Historia de la Universidad del Valle. Magíster en Historia Latinoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía y Profesor del Doctorado en Estudios Culturales Latinoamericanos en la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

LA MUJER AFROCOLOMBIANA EN LA CONSTRUCCION DE LA IDENTIDAD NACIONAL

LA VIOLENCIA SEXUAL COMO LA FORMA MAS HUMILLANTE DE ESCLAVITUD

La situación inhumana en que se realizó la esclavización del hombre africano en las Américas, a todos estos sufrimientos al analizar el caso particular de la mujer encontramos que, además de sus músculos para el trabajo físico, se buscaba su capacidad sexual y procreadora como una ventaja que la hacía una mercancía valiosa. A ella la sumía en la más profunda humillación e impotencia. Esta humillación después de tantos siglos se introyectó en algunas mujeres afrodescendientes, pero otras han mantenido la fortaleza y valentía para defender la vida como máximo valor, y la confrontar a la sociedad dominante.

Durante los primeros años de la trata se transportó un alto porcentaje de hombres con relación al número de mujeres, los hombres representaban mejores beneficios económicos; esta situación produjo una quiebra profunda en la estabilidad emocional del africano esclavizado, destruyó la posibilidad de relaciones heterosexuales propias de las culturas de origen. Las pocas mujeres que se introdujeron al Nuevo Mundo durante este período no ofrecían una solución a la privación de la vida sexual del africano esclavizado, pues éstas eran escogidas por los amos, quienes las sometían a practicas sexuales abusivas.

Es importante recordar que la conquista y la colonia se realizó por soldados y colonos peninsulares que llegaron a la América sin sus familias y la necesidad biológica impuso las relaciones poligámicas que los moros habían practicado durante su larga dominación en España. La mujer africana esclavizada y la indígena, tomadas como botín de guerra, aportaron la parte femenina para la construcción de la sociedad multiétnica latinoamericana, sin que se haya respetado en lo más mínimo las característica de cada grupo étnico.

En Norteamérica también se dio el mestizaje entre anglosajón y mujeres negras e indígenas, pero en menores proporciones, pues las tradiciones religiosas protestantes eran más estrictas que las de la Iglesia Católica y sobre todo porque desde los inicios llegaban acompañados de sus mujeres e hijas. La Iglesia Católica condenaba estas uniones, pero era más tolerante en aceptarlas que los protestantes que no solo las condenaban sino que se negaron a recibir a los africanos y sus descendientes en sus congregaciones.

La escasez de mujeres negras determinó que para el africano esclavizado fuera más fácil conseguir una mujer indígena que una compañera de su propia raza. Las africanas cuidadosamente seleccionadas por los traficantes negreros entre las más robustas y hermosas, eran prontamente acaparadas por los hacendados blancos, administradores coloniales, criollos y soldados. La situación se hizo tan dramática que en repetidas ocasiones los hombres africanos solicitaron a la corona española que impidiera el acaparamiento por los amos de las mujeres negras que llegaban a la América.

Para la mujer africana negra esclavizada la humillación era total, su sentimiento de odio y de venganza por la violación física se estrellaba con el amor y el sufrimiento por la suerte del hijo o de la hija sembrada en su vientre.

Con el correr del tiempo, ya en la época colonial, algunas mujeres afrodescendientes empiezan a sacar ventaja de esta humillación, y buscan en el mestizaje las mejores condiciones de vida para sus hijas e hijos.

La ganancia por parte de los amos era por punta y punta: La mujer afrodescendiente era sometida al duro trabajo de la mina, de las plantaciones o del servicio doméstico, en la noche era su amante y las hijas o hijos que nacieran aumentaban el número de sus esclavos. Las hijas e hijos de esclavas se consideraban propiedad inalienable de los dueños de la plantación.

La mujer afrodescendiente sufría la triple marginación ser negra, pobre-esclava, y ser mujer. Sólo podía vivir la maternidad mientras amamantaba a su hija o hijo, pues apenas el niño/a se alimentaba solo el amo podía negociarlos, cambiarlos, venderlos, tratarlos a su antojo, pues no le pertenecían a la madre, ni tenía derecho a formar una familia.

Era tan evidente el atropello que significaba para la mujer negra y para sus hijas e hijos el trato de que eran objeto, que la Ley de Manumisión de partos del 19 de julio de 1821 aligeró un poco la humillación y el sufrimiento de la mujer. A pesar de eso, significó una traición, el Congreso de Cúcuta la dio en lugar de la abolición real de la esclavitud que se esperaba por las promesas de Bolívar a los soldados afrodescendientes y al presidente de Haití.

“Artículo 1º. Serán libres los hijos de las esclavas que nazcan desde el día de la publicación de esta Ley en las capitales de Provincia, y como tales se inscribirán sus nombres en los registros cívicos de las Municipalidades y en los libros parroquiales.

Artículo 2º. Los dueños de esclavas tendrán la obligación precisa de educar, vestir y alimentar a los hijos de éstas, que nazcan desde el día de la publicación de la ley; pero ellos, en recompensa, deberán indemnizar a los amos de sus madres los gastos impedidos en su crianza con sus obras y servicios que les prestarán hasta la edad de dieciocho años cumplidos”.

Conscientes de que las leyes tratan de corregir una situación contraria a la que proponen, podemos entender que hasta esta fecha se practicó la horrenda costumbre de arrancar a las mujeres negras esclavizadas sus hijas e hijos, y fue preciso esperar 30 años más, hasta el 21 de mayo de 1851, para que se expidiera la Ley de la Abolición de la esclavitud.

RESISTENCIA DE MUJERES AFROCOLOMBIANAS

Las mujeres africanas esclavizadas y sus hijas nacidas en América, se rebelaron siempre ante esta humillación, cada una, según el lugar donde fue ubicada, buscaba la forma de liberarse y de liberar a sus descendientes de esa situación:

Fueron formas de resistencia radicales el suicidio, el asesinato de los propios hijos y el aborto provocado, pensando que la muerte era preferible a la esclavitud. Pero la forma más significativa para el proceso como pueblo afrodescendiente, fue la participación en los palenques:

“San Basilio de Palenque es el resultado del movimiento de insurrección esclavista más sobresaliente en Colombia; movimiento que se inicia con 37 personas negras entre mujeres y hombres, orientado por Benkos Biohó, exmonarca de un estado africano”.

Al lado de Benkos es preciso rescatar la figura de su esposa Wiwa, reina del Palenque de Sierra María, quien con su hija Orika, princesa del palenque de San Basilio, reconocida cimarrona, y su hijo Sando, continuó el proyecto de libertad, después de la muerte del líder, esposo y padre el 16 de marzo de 1621.

Encontramos otros testimonios de mujeres palenqueras, que no solo apoyaban la lucha de los hombres, sino que eran grandes guerreras como Polonia, y Agustina.

Otra forma de resistencia fue la labor de las niñeras, nodrizas y ayas quienes sometidas al estilo de la casa grande, utilizan el cuidado de los niños de los amos para hacerles conocer los valores culturales propios, por medio de historias y cantos de cuna. Aquí se trata de un proceso lento, difícil de demostrar pero que hoy descubrimos reflejado en la mentalidad de la cultura latinoamericana.

Es importante rescatar la memoria de la resistencia de las mujeres afrocolombianas, como un estímulo al proceso actual, donde es preciso despertar el liderazgo femenino para defender la propia identidad y el territorio. Hoy no es extraño encontrar mujeres afrodescendientes al frente de organizaciones, de procesos económicos comunitarios y de investigación de la cultura.

ETNODESARROLLO EN MANOS DE MUJERES AFRODESCENDIENTES

El aporte de las mujeres afrodescendientes en el campo económico se ha invisibilizado y subvalorado, por eso es necesario socializarlo como una forma de estimular la autoestima y el deseo de capacitación para la mujer de hoy.

A) En El Sector Rural

En el sector rural podemos resaltar el trabajo en la minería. Inicialmente se trabajaban las minas de los amos, pero luego como espacio libre son trabajadas por grupos familiares. Las mujeres afrodescendientes siguen teniendo un puesto especial en el estilo rudimentario tradicional de extraer el oro llamado mazamorreo. Este duro trabajo le ha permitido sobrevivir a muchas mujeres y aportar para sacar adelante la familia. Cuando las cosas salen bien es posible conseguir alguna alhaja, para satisfacer la vanidad femenina y como un sistema propio de ahorro, pues en caso de necesidades se puede empeñar.

La agricultura, en la costa pacífica colombiana tiene espacios propios para la mujer, para su economía, es el caso del cultivo de la caña y la destilación y comercialización del viche. En el cultivo del arroz, la mujer debe aportar en la desyerbada y cosecha, pero cuando hace estos trabajos a otras personas siempre su salario es inferior comparado con el del hombre.

Es importante resaltar el trabajo que realizan las mujeres en el campo de las empresas comunitarias. Las mujeres de Noanamá trabajan en la elaboración de vinos de frutas y hierbas medicinales de la región (albahaca, limoncillo, marañón, borojó, aguacate…), también en el Patía hay un grupo de mujeres que hacen y exportan mermeladas. Estas mujeres y todas las que toman las riendas de su propia economía son dignas de nuestro apoyo y agradecimiento por ser gestoras de su propio etnodesarrollo.

En el campo rural es significativo el aporte de las mujeres afrocolombianas en el magisterio y la centenaria conservación cultural que mantienen a través de la enseñanza. No hay que pasar desapercibido el papel que las mujeres Afrocolombianas han desempeñado a nivel organizativo, su vinculación a los procesos comunitarios ha fortalecido el etnodesarrollo en la zona rural.

B) En El Sector Urbano:

En el sector urbano la tradición más antigua está relacionada con las ventas de frutas y dulces, como es el caso de las palenqueras:

“San Basilio de Palenque cuenta en la actualidad con 7.000 habitantes aproximadamente; los hombres se dedican en su mayoría a la agricultura y la ganadería a menor escala; las mujeres a la venta ambulante de los productos cosechados por los hombres y los dulces y bollos que ellas fabrican artesanalmente”.

Estas mujeres en la temporada alta o de vacaciones en Cartagena y Santa Marta, se han convertido en símbolo de expresión estética y adorno, atrayendo a los turistas al caminar con mucho garbo con sus frutas en la cabeza. Actualmente se ha incrementado al lado de las ventas el servicio de los peinados afro, con las trencitas que tanto atraen a los visitantes.

Otro campo muy fuerte es el de servicios domésticos, que ha sido tradicionalmente la entrada al mundo urbano, y a la movilidad social, pero se sigue desarrollando en la mayoría de los casos en condiciones degradantes. Casi siempre faltan condiciones de seguridad social, pueden ser despedidas sin previo aviso, y la sombra del acoso sexual siempre aparece. La mayoría de las mujeres son madres que deben dejar sus hijos con las abuelas o en el campo, mientras ellas se rebuscan la vida. Pero alrededor del trabajo doméstico en las grandes ciudades de Colombia, como Bogotá, Medellín y Cali, se ha elaborado toda una cultura de solidaridad y compartir. Generalmente se tiene un lugar determinado (el parque Berrío en Medellín, el terminal de Cali, el parque Caldas en Popayán…) como lugar de encuentro y compartir los días festivos y de descanso.

Detrás del incremento del trabajo doméstico hay dos factores básicos: Por el lado de la oferta, la capacidad de poder dejar a los niños con las abuelas en la costa o en el campo, da a las madres que tienen que trabajar un margen competitivo que aumenta su participación en el servicio doméstico. Por el lado de la demanda, la imagen generalizada de las mujeres negras como sirvientas abre este particular mercado de trabajo a las mujeres chocoanas y del Pacífico colombiano, de la misma manera como hace más difícil para ellas el entrar a cualquier otro espacio. Por este motivo es un desafío valioso apoyar a las mujeres afrodescendientes que trabajan en el servicio doméstico, motivar su organización para conocer y exigir sus derechos, propiciar la capacitación.

Lavandería y culinaria son practicas de trabajo para las mujeres en los centros urbanos que les permiten un poco de flexibilidad en el manejo del tiempo propio. Muchas mujeres negras trabajan en la cocina de restaurantes, pues es reconocido tradicionalmente el buen gusto para la culinaria. Habría que incrementar los Restaurantes manejados por las mismas mujeres, para que así la utilidad se incremente y permita una mayor producción.

En el magisterio se encuentra otro campo grande de labor para la mujer afrodescendiente, podemos remontarnos al aporte del Dr. Diego Luis Córdoba (1907-1964), primer senador chocoano y gran líder del pueblo afrocolombiano, que logró la creación de las Escuelas Normales para el Chocó. Desde esa época muchas mujeres afrodescendientes aprovecharon esa oportunidad y se entrenaron como maestras, encontraron trabajo en el Pacífico y fuera de su región. Es muy común encontrar maestras y maestros del Chocó y del Pacífico en regiones tan aisladas y distantes como los Departamentos de Guainía y Meta o en la cuenca amazónica. Es importante estimular el trabajo de las educadoras afrodescendientes e invitarlas a aprovechar el espacio tan valioso de la educación formal para trasmitir los valores propios de la cultura y las motivaciones a fortalecer el proceso como pueblo negro.

C)Participación en el proceso organizativo y en el campo político:

Progresivamente aumenta la participación de las mujeres afrodescendientes en los procesos organizativos de base, en las Comisiones Consultivas Departamentales, en la Comisión Pedagógica Nacional, y en espacios locales de las alcaldías. A nivel nacional se puede destacar Zulia Mena, desempeñó por un período la curul del proceso afrocolombiano en la Cámara de Representantes, elegida por la circunscripción espacial, ganada con la Ley 70 de 1993. Piedad Córdoba, adscrita al partido liberal, se identifica también como afrocolombiana y desde el senado ha apoyado el proceso del pueblo.

POR: http://axe-cali.tripod.com/

ESCRITORES AFROCOLOMBIANOS- MANUEL ZAPATA OLIVELLA

Changó, el Gran Putas, escrita entre 1962 y 1982, es una extensa novela épica que narra la diáspora del hombre negro a través de los continentes. Con ella, Manuel Zapata Olivella (Lorica, 1920-Bogotá, 2004) se consagró como narrador y coronó una larga trayectoria —iniciada a una temprana edad, cuando a los quince años comenzó a publicar artículos en periódicos de Cartagena y, más tarde, en revistas y suplementos literarios de Bogotá— en la que destacan títulos como Tierra mojada (1947), La calle 10 (1969), Detrás del rostro (1963), Chambacú, corral de negros (1963) y En Chimá nace un santo (1964). El africano, su mito y su historia conforman esta epopeya, en la que la palabra unifica la música, los cantos y la simbología africanos. Changó es el producto de veinte años de investigación sobre la negritud más allá de las fronteras del Caribe colombiano.

En torno a 1943, Zapata —ávido observador— tomó la carretera y en su deambular por el mundo recorrió América, Europa, África y Asia. Descubrió la multiculturalidad y diversidad étnica de los pueblos, en especial, en el continente americano. Hizo de la cuestión racial en Latinoamérica el tema fundamental de su carrera literaria. Convirtió al hombre negro y su batalla por no olvidar su identidad, cultura e imaginario colectivo en protagonistas de su narrativa; con él, da voz a la comunidad africana que habita un Caribe mestizo de africanos, indios, blancos y mulatos. Su obra alterna, por un lado, el realismo y la denuncia social, centrada, sobre todo, en las desigualdades raciales, y, por otro, la mitología y la visión mágica del hombre negro. Es lo que Zapata denomina «realismo mítico», del que Changó es su máximo exponente.

La novela es un testimonio sobre el destierro del negro africano narrado por miles de voces que suplantan los documentos de quienes escribieron su historia: negreros, amos y gobernadores. Es un inmenso fresco que revela quinientos años de dominación y explotación, pero de lucha y anhelo también, que se nutre de leyendas, romances y religión, y que incorpora proverbios y cuentos de la rica cultura oral de África. La obra abarca desde el siglo xvi hasta el xx, desde su origen en el continente africano hasta las hazañas de sus héroes en las revoluciones americanas y su resistencia a las leyes de segregación en Estados Unidos, desde el devenir de la población negra en el Caribe y los cimarrones hasta la independencia de Haití, la primera república negra del mundo. Zapata acude a la oralidad —marco por excelencia de la comunicación en África y la de sus hijos en el nuevo continente— para, en suma, representar la historia del mestizaje en América Latina.

En Changó, que consta de cinco partes, «Los orígenes», «El muntu americano», «La rebelión de los vudús», «Las sangres encontradas» y «Los ancestros combatientes», su autor propone un mundo que fusiona lo real con lo fantástico, lo mítico con lo histórico, la vida con la muerte, el pasado con el presente. La narración se desarrolla desde un tiempo mítico, el del pasado legendario de las deidades africanas, hacia un tiempo histórico que cubre el desarraigo forzoso y la trata de negros desde África a América para el afianzamiento en la región de las potencias española y portuguesa. Asistimos al lamento del africano arrancado de sus raíces, despojado de su tierra y trasplantado a lugares que le son ajenos. Somos testigos de su experiencia americana, la humillación de la esclavitud, las revueltas por la libertad emprendidas por diversos líderes populares y las insurrecciones encabezadas por héroes como Simón Bolívar, José Prudencio Padilla y José Maceo. El libro concluye con la gesta libertaria en Estados Unidos, las luchas populares y el carácter profético de personajes como Nat Turner y Malcolm X, junto a los que desfilan también los haitianos Henri Christophe, el primer emperador negro en América, y Jean Jacques Dessalines.

Zapata fue autor pionero en exaltar la identidad negra colombiana. Siguió el ejemplo de Langston Hughes, relevante figura del Harlem Renaissance, a cuya puerta acudió y quien le encauzó en el camino de la literatura, que hizo lo propio con los hermanos del norte.

POR: JOSEFINA CORNEJO

ESCRITORES AFROCOLOMBIANOS- TERESA MARTÍNEZ DE VARELA

Cuentan que cuando contemplaba su escritorio repleto de manuscritos que no encontraban quien los publicara, su voz adquiría un tono quejumbroso. Se sentía incomprendida. Por ser mujer y, además, negra. Creía que algún día su trabajo sería reconocido. Careció de apoyo editorial y cuando algún texto suyo llegaba a la imprenta, lo hacía sin apenas publicidad y distribución comercial. Falleció sin conocer un aplauso justo. En 2009 apareció su biografía, En honor a la verdad, con la clara intención de rescatar del olvido a Teresa Martínez de Varela Restrepo (1913-1998), oriunda del Chocó, el departamento colombiano bañado por las aguas del Pacífico y el Atlántico en el que se concentra gran parte de la población afrocolombiana. Esta mujer polifacética —escritora, maestra, musicóloga, pintora, activista— fue una de las grandes damas de la intelectualidad afrocolombiana del pasado siglo. Y, con todo, una gran desconocida.

Se la conoce por ser la madre de Jairo Varela, fundador del famoso Grupo Niche, banda de salsa surgida en la década de 1980 que goza de gran popularidad en Latinoamérica. Lo que no todo el mundo sabe es que Martínez de Valera —que en ocasiones se ocultaba bajo el pseudónimo de Lisa de Andráfueda— posiblemente fue la primera mujer negra colombiana en publicar una obra literaria. En su primera novela, Guerra y amor (1947), acercó a sus lectores acontecimientos de ese conflicto bélico que asolaba la lejana Europa, la Segunda Guerra Mundial. En Mi Cristo negro (1983) dio cuenta de la pena de muerte impuesta al poeta Manuel Saturio Valencia, el último fusilado en Colombia. Su versión del proceso, sentencia y muerte de este, otro chocoano, al igual que ella, contribuyó a convertir la figura de Valencia en un referente de la lucha contra el racismo y la reafirmación de la identidad regional negra en la escena sociocultural del país. Cultivó también el teatro (El nueve de abril, sobre las revueltas y protestas populares que siguieron al asesinato del político Jorge Eliécer Gaitán en 1948; Las fuerzas armadas; La madre fósil) y la poesía, con poemas en los que trataba temas religiosos, el amor y el desamor, muchos de ellos con una gran dosis humorística (Pirotecnia de la fe, Fragua de Marte, Alucinaciones o dimensión desconocida, Ciudades de Colombia,Vivencias de una tormenta de amor). Sus versos mezclaban los ritmos tradicionales, con gran influencia de, sobre todo, el modernismo latinoamericano, con afrocolombianismos. Escribió ensayos sobre aspectos culturales, geográficos y políticos de su tierra, el Chocó, firmó una ópera (La Virgen loca), compuso himnos institucionales, boleros, acrósticos con los que rendía tributo a personas ilustres, y hasta un pasodoble dedicado a Bogotá. Recorrió el país ofreciendo recitales de poesía y entabló amistad con el poeta Jorge Rojas, figura destacada de la escena cultural bogotana.

En toda su producción se revela un hondo conocimiento del folclor literario y musical de su tierra. Hallaba la inspiración en los bogas, los trabajadores de origen africano que remontaban el Magdalena, que comunica el Caribe colombiano con el interior del país, para aprovisionar los territorios bañados por el río. Sus danzas, rituales y música tiñen las palabras de Martínez de Varela. Estas celebran la memoria del africano arrancado del continente que le vio nacer y forzado a echar raíces en otro. Su obra introduce una nueva voz, la de la mujer afrocolombiana, así como su lucha, enfrentada a una doble invisibilidad, como mujer y como negra.

A Martínez de Varela le dolía que la crítica literaria no fuera benévola con ella. Su obra no gozó de gran circulación y la posteridad no le reservó un puesto en las letras nacionales. No hablaba de influencias, pero leía a Cortázar y a Borges, admiraba a Victor Hugo y su Los miserables, y a la escritora abolicionista Harriet Beecher Stowe. Y, huelga decir, a Candelario Obeso, a cuyo ritmo y dicción le deben tanto muchos de los autores que le siguieron.

POR: JOSEFINA CORNEJO

EL BARCELONA GANA A LA JUVENTUS (1-3) Y LOGRA SU QUINTA CHAMPIONS

RAKITIC, LUIS SUÁREZ Y NEYMAR ABATEN A LOS DE ALLEGRI EN UN VIBRANTE FINAL.

El Barcelona venció por 3-1 a la Juventus en la final de la Champions  Liga, disputada en el Olímpico de Berlín. El equipo de Luis Enrique controló el balón, se topó con Buffon y sufrió para contener las embestidas de la Juventus. Pero, la Copa de Europa viajará desde Berlín a Cataluña. El Barcelona impuso su juego durante largos 50 minutos. Marcó Rakitic nada más empezar. Después el Barcelona chocó una y otra vez con Buffon. Errores de definición, manotazos inoxidables del portero italiano. Al cuadro de Luis Enrique le costó superar la presión alta de la Juve y en una de esas, cuando nadie lo esperaba, Morata firmó el 1-1. Quedó mareado el conjunto azulgrana y el encuentro entró en un ritmo frenético. El Barcelona hizo valer la baza de Messi. El 10 manejó una contra y cuando probó a portería, Buffon rechazó el balón. El rebote le quedó servido a Luis Suárez para firmar el segundo tanto. Y por fin, en el tiempo de descuento, Neymar firmó el 3-1. Ganó el Barcelona, que ya cuenta cinco Copas de Europa en sus vitrinas.

POR: JAMES CAICEDO LOZANO-DIRECTOR

CALI, CAMPEÓN DE LA LIGA ÁGUILA

EL CUADRO AZUCARERO SE CORONÓ CAMPEON  DE LA LIGA AGUILA, DESPUÉS DE VENCER 2-1 EN EL GLOBAL A MEDELLÍN.

CG8VtQZWgAAq5wt

La final del fútbol profesional colombiano el Deportivo Cali se coronó campeón. El cuadro azucarero necesitó de 10 minutos para sellar su campeonato, un gol de Andrés Felipe Roa,  dirigidos por su técnico Luis Fernando Castro,  que acabo con casi 10 años sin ser campeones.

POR JAMES CAICEDO LOZANO- DIRECTOR

LA REFORMA DE EQUILIBRIO DE PODERES QUE CURSA EN EL CONGRESO DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA NO CONTEMPLA EL COLEGIO NACIONAL DE ABOGADOS.

SE REÚNEN LAS AGREMIACIONES, ASOCIACIONES Y COLEGIOS  DE ABOGADOS DE BOGOTA – COLOMBIA

WP_20150603_13_01_54_Pro

Los medios de comunicación comunitarios y alternativos ASOMECOSAFRO y REVISTA CONTORNO JUDICIAL asistimos y participamos en la REUNIÓN DE las  AGREMIACIONES, ASOCIACIONES Y COLEGIOS  DE ABOGADOS DE BOGOTA – COLOMBIA, convocada por el doctor JAIRO ENRIQUE CÉSPEDES ESPITIA, Presidente del  Comité Ejecutivo de la Abogacía Colombiana, institución creada en el año 2012, que nación con la finalidad de solidificar , organizar y defender la profesión de abogado y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ ANDAL”, con  el fin de continuar la unificación del gremio  y a su vez realizar un pronunciamiento sobre la reforma de equilibrio de poderes que cursa en el Congreso de la Republica , que se llevó a cabo el  pasado 3 de  Junio de 2015, en la Calle 12 B No. 8-39 Oficina 315. Edificio Bancoquia, en la cuidad de Bogotá- Colombia.

En esta Reunión que contó con la presencia de las siguientes personas: JAIRO ENRIQUE CESPEDES ESPITIA, Presidente del  Comité Ejecutivo de la Abogacía Colombiana, institución creada en el año 2012, que nación con la finalidad de solidificar , organizar y defender la profesión de abogado y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ ANDAL”, CATALINA VIDAL TORRES, Abogado Litigante, EDUARDO  CARREÑO WILCHES de la Corporación del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo” C.C.A.J.A.R”, ARNULFO CRUZ CASTRO, Presidente Corporación Colegio Nacional de Abogados, seccional Bogotá “CONALBOS”, Vicepresidente Comité Ejecutivo de la Abogacía Colombiana y Secretario de la Asociación Colombiana de Juristas Demócratas, ERNESTO AMEZQUITA CAMACHO, Defensor de Derechos Humanos, actualmente soy el Vicepresidente Asociación Americana de Juristas y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ ANDAL”, JORGE FRANCO PINEDA, Presidente de la Asociación Colombiana de Juristas Demócratas, JAMES CAICEDO LOZANO, Abogado Litigante, egresado de la Universidad Santiago de Cali en 1989, miembro de los Medios Comunitarios y Alternativos Afros de Bogotá, y actualmente Secretario General de la Asociación Colombiana de Juristas Demócratas, CESAR FRANCISCO CONTO, Abogado Litigante  y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ ANDAL”, HECTOR DE JESUS RIVERA LONDOÑO, Director de la Revista Contorno Judicial, Ex funcionario de Asonal Judicial, miembro de los Medios Comunitarios y Alternativos Afros de Bogotá, ALVARO MONTAÑEZ MORA, Abogado Litigante y actualmente Tesorero de la Asociación Colombiana de Juristas Demócratas, FERNANDO CAROZO S., Abogado Litigante, CARLOS DIAZ S. Abogado Litigante  y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ ANDAL”.

Cuya reunión fue Presidida por e doctor JAIRO ENRIQUE CESPEDES ESPITIA  y como secretaria actuó la doctora CATALINA VIDAL TORRES.

WP_20150603_13_01_44_Pro

En esta Reunión, se le dio lectura al Acta anterior y fue aprobada por unanimidad e igual se aplaudió y se felicitó al doctor JAMES CAICEDO LOZANO, Abogado Litigante, egresado de la Universidad Santiago de Cali en 1989, miembro de los Medios Comunitarios y Alternativos Afros de Bogotá, y actualmente Secretario General de la Asociación Colombiana de Juristas Demócratas, por haber elaborado el Acta anterior, como Secretario, con la cual demostró gran capacidad  de síntesis, quedando muy bien elaborada dicha Acta.

El Presidente del  Comité Ejecutivo de la Abogacía Colombiana, doctor JAIRO ENRIQUE CÉSPEDES ESPITIA, manifiesta que el objetivo de la Reunión es continuar la unificación del gremio  y a su vez realizar un pronunciamiento sobre la reforma de equilibrio de poderes que cursa en el Congreso de la Republica; pronunciándose de la siguiente manera: “El Proyecto que cursa en la Cámara de Representantes de Equilibrio de  Poderes, no nos tiene en cuenta  y han el Consejo Superior de la Judicatura creando otro   Institución que se llamara Comisión Nacional de Disciplina Judicial que estará integrada por siete(7), elegidos por el Congreso,  tres(3) de ellos son postulados por el Presidente de la Republica y los otros cuatro(4) por las Altas Cortes. Nosotros como abogados litigantes seguimos siendo desconocidos y solamente existimos para que se nos sancionen,  para que digan  que somos corruptos y que no merecemos pertenecer a ese combo de colaboradores de administradores de justicia.”

Por tal motivo llamo la atención de todos los presentes quienes después de una amplia deliberación al respecto coincidieron en que efectivamente hay un desconocimiento total al gremio de abogados y que ha necesario realizar un pronunciamiento al respecto e igualmente proceder a hacer lobby con los Congresistas amigos , socializando nuestro inconformismo y manifestando nuestro querer.

WP_20150603_14_21_45_Pro

El doctor CESAR FRANCISCO CONTO, Abogado Litigante  y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ ANDAL” , manifiesta lo siguiente: “Agradezco la invitación na esta Reunión, y con respecto al tema planteado por el doctor JAIRO ENRIQUE CÉSPEDES ESPITIA, sobre el Proyecto de Equilibrio de Poderes que cursa en el Congreso, pienso  que el artículo 22 de esta Propuesta de Proyecto, que se refiere al artículo 257 de la Constitución Nacional y que nos atañe  a nosotros los abogados litigantes debe buscarse que se adopte en el inciso  final del mismo, lo siguiente que viene hacer la  propuesta de nosotros: “ la ley creara y reglamentara el Colegio Nacional de Abogados que será la instancia encargada de examinar la conducta y sancionar las faltas de los Abogados en el ejercicio  profesional”.

WP_20150606_08_16_02_Pro

El doctor   CARREÑO WILCHES de la Corporación del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo” C.C.A.J.A.R” , manifiesta que está de acuerdo con todo lo aquí planteado, pero que con respecto a  los diálogos se debe ampliar los mismos con el paramilitarismo como organización; que ve que el Proyecto de Equilibrio de Poderes que cursa en el Congreso, tiene vicios de  inconstitucionalidad que se van a ver reflejados posteriormente con demandas y que en cuanto a la consolidación de esta organización de alianza y unión, se debe cuadrar los tiempos a futuro por las múltiples ocupaciones que tenemos todos.

WP_20150606_08_00_15_Pro

El doctor ERNESTO AMEZQUITA CAMACHO, Defensor de Derechos Humanos, actualmente soy el Vicepresidente Asociación Americana de Juristas y miembro de la Asociación Nacional de Abogados Litigantes- “ANDAL” manifiesta tenía la esperanza que este Proyecto de Equilibrio de Poderes que cursa en el Congreso, fuera acorde a las luchas que hemos dado, pero noto que es injerto, que genera  incertidumbre total, en todos los aspectos., no ve voluntad política que nos favorezca. Propone como estrategia política  buscar aliados con otro organismo como la Corte y la misma Fiscalía, para hacerle frente a este a  tema que estamos discutiendo tiene dos aristas, la reforma a la justicia y el equilibrio de poderes, que no va a ser ningún equilibrio de poderes, quieren acabar con el enfrentamiento entre los trenes del poder y otro es el tema de la paz, los diálogos y la justicia transicional y el post conflicto.

Considera además que se debe fijar posición clara frente a la colegiatura de manera integral.

Para finalizar su intervención, le dio lectura a un escrito dirigido al Juzgado  21 Penal del Circuito y a la Fiscalía de Conocimiento, en relación al caso del colega abogado caleño,  doctor GERMAN BOLAÑOS LEMOS, quien fue detenido y tiene  prisión domiciliaria, por ejercer su profesión, invitando a todos los presentes a firmar el mismo, como respaldo y solidaridad con el colega.

WP_20150606_08_07_20_Pro

Se citó para una próxima reunión para continuar y  seguir avanzando en la agenda propuesta y el plan de acción empezado, para el día 10  de junio de 2015, a las 12:00 M, en la Calle 12 B No. 8-39 Oficina 315 Edificio Bancoquia – Bogotá- Colombia, para seguir avanzando en la agenda propuesta y el plan de acción comenzado.

POR: JAMES CAICEDO LOZANO- DIRECTOR