Hasta el 10 de octubre de 2020 se podrá participar de la celebración de los 80 años del Museo del Oro, que se ha dedicado a coleccionar arqueología de orfebrería prehispánica nacional, hoy la más grande y reconocida del mundo.

En los recuerdos de la niñez de la mayoría de los colombianos reposa alguna historia que tenga que ver con el Museo del Oro. Las familias y los colegios tuvieron y tienen en cuenta a este lugar para perderse en las profundidades de un pasado que nos da muchas pistas para entender el presente. Los objetos que se guardan en el Museo, y en cada una de sus sedes a lo largo del país, se exhiben con el propósito de despertar la curiosidad y el interés de los colombianos que quieran recordar y preservar las herencias de los que no están, pero dejaron las cosas, los testimonios, el camino.

Una de las piezas que hacen parte de la colección del Museo del oro/ EFE

Hace 80 años, el Banco de la República adquirió el Poporo Quimbaya e inició una colección arqueológica de orfebrería prehispánica, hoy la más grande y reconocida en el mundo. Para celebrarlo, el museo quiere invitar a todos los colombianos que quieran compartir sus historias y relaciones con este lugar, que ha cultivado en los colombianos la valoración y el afecto por el patrimonio arqueológico. 

Poporo Quimbaya/ Cortesía 

Las personas que quieran participar de la celebración pueden compartir por redes sociales sus historias con los hashtags #HistoriasQueValenOro y #MuseoDelOro80años. De esta forma, muchas más personas sabrán lo que al interior de este recinto puede ocurrir. Lo que se puede transformar con una visita y el valor del contacto con el pasado.

Se pretende que se recuerde, por ejemplo, que, según Luis Carlos Colón y su publicación en “La ciudad de la luz: Bogotá y la exposición agrícola e Industrial de 1910”, dos estatuas de piedra de San Agustín fueron traídas a Bogotá en 1907, cuando el presidente Rafael Reyes se propuso unir a los colombianos y señalarles un futuro de civilización y progreso, tras décadas de guerras. Como fundadoras de la nación, ambas estatuas participaron en la Exposición Agrícola e Industrialde ese año y en la celebración del centenario del grito de independencia, el 20 de julio de 1910, en el novedoso Parque de la Independencia, como lo contó Héctor Llanos Vargas. En 1918, Colombia expidió la primera ley que protege los “monumentos precolombinos”.

El Museo se proyecta al siglo XXI con una perspectiva de múltiples miradas sobre la colección que se exhibe en cuatro salas temáticas. Se vive como un espacio de investigación multidisciplinaria y de participación, un lugar de encuentro de la diversidad colombiana y de diálogo entre sus múltiples voces e identidades.

PO: ASOMECOS AFRO


asomecos – who has written posts on www.asomecosafro.com.co.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *