EL PERDÓN LLEGÓ A APARTADÓ

 

EL PERDÓN LLEGÓ A APARTADÓ

Iván Márquez y Pastor Alape protagonizaron un emotivo acto de perdón por la masacre de La Chinita en la que hubo 35 muertos. Aseguran que la acción nunca debió ocurrir y que no fue ordenada por el mando de las Farc.

En una emotiva ceremonia, realizada en el colegio San Pedro Claver del barrio obrero de Apartadó, las Farc, encabezadas por Iván Márquez y Pastor Alape, realizaron un acto de reconocimiento de su responsabilidad y pidieron que las perdonaran por el dolor causado la noche del 23 de enero de 1994, cuando dos guerrilleros irrumpieron en una fiesta y asesinaron a 35 personas.

“Jamás, jamás debió ocurrir lo sucedido en esa noche de alegría y de verbena popular. Nunca el mando de las Farc ordenó tal atrocidad. Nos duele en el alma recordar a tanta gente buena que partió sin poder materializar sus sueños. Los muertos de La Chinita son también nuestros muertos, porque así lo sentimos. Lo afirmamos de corazón. Por eso agradecemos la posibilidad que nos ha brindado la bondad de la gente de este barrio de poder expresar este sentimiento que laceraba nuestra conciencia”, dijo el negociador de las Farc.

Durante el evento hubo cantos a la paz, palabras de las víctimas y del alcalde de Apartadó y una obra de teatro que agitó las emociones de los asistentes, hasta el punto de que hubo desmayos y lágrimas. Una de las víctimas explicó que, aunque en la masacre de La Chinita hubo 35 muertos, las víctimas son 53, porque luego de esa noche siguieron otras masacres realizadas por diferentes grupos. “El banano de esta región está untado de sangre, y no sólo por los daños ocasionados por las Farc, sino por los paras, los empresarios y hasta la Fuerza Pública”, señaló el líder.

“Creemos que de esta hora de recogimiento no cabe un acto diferente al de la profunda contrición que debe nacer desde nuestros corazones, y La Chinita tiene que ser al altar para el homenaje perenne a los mártires de una absurda confrontación que acabó con sus sueños y con sus vidas. Por ello, desde este rincón de la Colombia olvidada, con la fecha del 23 de enero de 1994 marcando en el calendario de la reconciliación un día de luto y arrepentimiento, les reiteramos nuestro absoluto compromiso con la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición, elevando las banderas de paz y nuestras plegarias al Dios de los pobres y desamparados para que llegue hasta las heridas del alma el alivio de la hermandad y la convivencia”, concluyó Márquez

POR: ASOMECOS AFRO

asomecos – who has written posts on ASOMECOS AFRO .


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *