El gas domiciliario y algunos alimentos de la canasta básica comenzaron a escasear debido a los bloqueos en la vía Buga-Buenaventura, en desarrollo del paro nacional que arrancó el 28 de abril.

En Buenaventura, por estos días, quienes preparan alimentos con estufas eléctricas o cilindros de gas han optado por hacer turnos en la cocina para permitir que sus vecinos también puedan hacerlo. “En otros sectores hicieron fogones de leña. Es ponerse a disposición de los otros con lo que se tiene y la gente trabaja en red. Hemos sido recursivos desde todo punto de vista, creativos y solidarios”, cuenta Brayan Montaño, director de la Fundación Progreso y Paz.

El municipio vallecaucano lleva dos semanas sin gas domiciliario debido a los bloqueos en la vía Buga-Buenaventura y en el sector conocido La Delfina, en el marco del paro nacional que comenzó el pasado 28 de abril en rechazo a la reforma tributaria (ya retirada del Congreso) y a la reforma de la salud.

Como Buenaventura no tiene infraestructura para el almacenamiento de gas, se abastece diariamente mediante dos o tres carrotanques procedentes de Buga. El pasado lunes llegó el primer carrotanque desde el inicio del paro, gracias a que jóvenes líderes fueron al lugar del bloqueo, la empresa proveedora del servicio les dio la ubicación y lo escoltaron hasta la ciudad. “Esto es gracias a la Fundación PSP (Parte de la Solución y no del Problema), que lo logró mediante una cadena humana. Sensibilizan a los manifestantes y les dicen que se necesita el abastecimiento para continuar resistiendo”, cuenta Montaño.

No solo escasea el gas, sino también productos de la canasta básica como los cárnicos. “Los precios se han encarecido, duplicado y hasta más, según denuncia la comunidad. El alto índice de pobreza, la pandemia y el desempleo hacen que para la población sea más difícil acceder a estos productos”, explica Edwin Patiño, personero del Distrito de Buenaventura. La gasolina también ha empezado a escasear y se ha encarecido, pese a que se vende al precio estándar en las gasolineras. “Hay personas acaparadoras que compran y luego la venden más cara. Eso hace que se incremente el costo y se acabe más rápidamente”, añade el personero.

Los corredores humanitarios son la alternativa que ha permitido enfrentar los problemas de desabastecimiento en el municipio portuario. “Se habilitó uno al norte del Valle del Cauca que nació de la concertación entre los personeros de los municipios y los líderes. Son acompañados por la Gobernación, varias alcaldías y la Policía Nacional, que garantiza la seguridad en los recorridos”, explica Patiño. Además de víveres, por dicho corredor ingresó, con la ayuda de la Cruz Roja, un carro con oxígeno para abastecer el hospital.

A su turno, la Alcaldía creó un Mercado Popular Campesino para que los cultivadores de la zona rural del distrito los comercializaran en dos puntos de la zona urbana. De esta actividad participaron ocho corregimientos, “muchos no vinieron porque son los más poblados y ellos mismos consumen lo que producen”, dice el personero. Todos los alimentos fueron vendidos, aunque no fueron suficientes para todos los compradores que acudieron.

Respecto a los altos costos de los productos, “se acordó que la Alcaldía fijará unos precios y se les pidió que regulen para evitar a los acaparadores. Eso nos permite bajar la tensión en el distrito”, afirma monseñor Rubén Darío Jaramillo, obispo de Buenaventura. “Se ve el impacto de esas iniciativas, porque ahora hay productos que estaban agotados. Si bien esta movilización nos cuesta sacrificios a los ciudadanos, es necesaria. Si se cumplen las peticiones, toda la sociedad es la que se beneficiará”, dice el director de la Fundación Progreso y Paz.

Los jóvenes han sido los protagonistas de las manifestaciones en Buenaventura y se han sumado a las varias jornadas de protesta convocadas por el Comité del Paro. “No vamos a seguir poniendo los muertos y la resistencia en las calles, porque a la hora de ser escuchados son los mismos con sus mismas prácticas de siempre. Dejan de lado a la juventud, que tiene ansias de cambio integral y real en el país. Hay que reconocer a los jóvenes, no somos vándalos, sino profesionales y líderes de la resistencia”, expresa Montaño.

Si bien todas las actividades enmarcadas en el paro nacional se han desarrollado de manera pacífica, en el distrito se han presentado algunas alteraciones en el orden público. En la noche del martes 11 de mayo hubo dos detonaciones de granadas que dejaron dos heridos. Los hechos están siendo investigados y, según dijo a medios el alcalde de Buenaventura, Víctor Hugo Vidal, se deben a las disputas de actores armados por el control territorial.

ASOMECOS AFRO

asomecos – who has written posts on www.asomecosafro.com.co.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *