EL NARCOTRÁFICO NO ES MICRO EN BOGOTÁ

 

Un nuevo debate de control político sobre la seguridad y el narcotráfico se dio ayer en el Concejo de Bogotá. El tema, quizás el más sensible para los bogotanos, sigue presentando retos enormes y necesita reformas profundas que parecen, por tiempos administrativos, más del resorte del próximo alcalde.

La relación entre el sicariato y el narcotráfico es estrecha y hay concejales como Venus Albeiro Silva, del Polo Democrático, que asegura que no se trata de microtráfico, porque de micro no tiene nada, menos cuando se han incautado cerca de 16 millones de kilos de estupefacientes, desde el 2006 al 2014 en la capital, según cifras de la Policía. Esto sin poder dimensionar lo que se comercializa y circula sin control de las autoridades.

No se trata de un ‘jibarito’ suelto. En Bogotá hay bandas muy organizadas. Los taquilleros, que son los que distribuyen la bicha pequeña a las afueras del colegio y los ganchos están coordinados”, dice Silva. En Rafael Uribe, Ciudad Bolívar y Usme manejan el negocio estas mafias de drogas conocidas como ganchos. Se distinguen en colores: el gancho Blanco en Rafael Uribe Uribe, el gancho Azul en San Cristóbal y Kennedy. El gancho amarillo en Usaquén y Ciudad Bolívar, afirmó Silva.

Para el cabildante falta coordinación entre la Administración Distrital y la Policía Metropolitana para implementar planes que permitan disminuir los altos índices de narcotráfico urbano y tras la intervención del Bronx, en abril de 2013, este poder ilegal se dispersó en las 19 localidades.

“Existe una descoordinación en varias de las alcaldías locales y los comandantes de la estaciones de Policía para emprender acciones que permitan disminuir la distribución y venta de drogas en espacios públicos de las localidades, llámese colegios, parques, parqueaderos del SITP y puentes peatonales”, puntualizó Silva.

Esto sin hablar de la preocupante incidencia que tienen los niños y jóvenes en los índices de criminalidad de la ciudad, en especial con temas de drogas, hurtos y homicidios. De acuerdo con las cifras de la Policía Metropolitana de Bogotá, entre enero de 2012 y el 31 de mayo de 2015, los jóvenes han sido los victimarios de 143 homicidios, así como han sido los responsables de 1.242 lesiones personales, 1.350 hurtos a locales comerciales, 8.376 hurtos a personas, 74 hurtos a residencias, 8.016 casos por estupefacientes y 50 delitos sexuales.

Para algunos políticos, si bien el panorama no es alentador, hay que tener en cuenta que “Bogotá no es la ciudad más insegura del país, ni la que tiene las cifras de más alto escándalo”. Esto dijo el concejal del Polo Democrático, Álvaro Argote. El porcentaje en Colombia es de 32 homicidios por cada 100 mil habitantes. Bogotá está por debajo de la media nacional: 16 por cada 100 mil habitantes.

El propio alcalde Gustavo Petro reconoció en enero que las cifras de homicidio se elevaron levemente por cuenta del sicariato asociado a bandas criminales de estupefacientes y el lavado de activos: “En el 2013 murieron 96 personas por sicariato, en el 2014, 215; es decir 119 más que en el 2013. Si ustedes comparan los 75 con estos 119, entonces tendríamos dos conclusiones: que el homicidio que no es por sicariato siguió descendiendo en Bogotá, pero fue neutralizado y superado por el sicariato”,

En todo caso, el problema de seguridad y su conexión con el narcotráfico es un tema que necesita atención integral, presupuesto, infraestructura, y planeación. “¿Pero cómo tener una política pública de seguridad exitosa si, por ejemplo, el Fondo de Vigilancia en 3 años ha tenido al menos cuatro gerentes? Se preguntó la concejal liberal María Victoria Vargas sobre esta entidad encargada de los servicios y recursos de seguridad de la ciudad.

Se espera que esta y otras preguntas puedan ser planteadas y contestadas en el Concejo de Bogotá por las autoridades distritales. Aunque en tiempos electorales la presencia de los cabildantes es escasa y algunos no van o solo registran su nombre antes de que se levante la sesión extraordinaria de forma prematura y sin quórum.

ASOMECOSAFRO

asomecos – who has written posts on asomecosafro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *